Deconstruyendo la inteligencia (III)

 

Caminar sobre dos patas no es suficiente para explicar la génesis de la inteligencia, pero sí, a modo de efecto mariposa, nos sitúa en la casilla de salida para llegar a ser lo que hoy somos.

La carrera, producto de una concatenación de hechos, se extiende durante 5 millones de años y va pasando sucesivamente por la liberación de las manos que facilita el caminar bípedo, el desarrollo neurológico de la psicomotricidad fina, la fabricación de herramientas líticas, la caza de grandes mamíferos y la adopción de la dieta carnívora con su aporte proteico, la cocción de los alimentos y la digestión más breve que reenvía la energía sobrante al cerebro, el habla, los grupos sociales complejos, etc.

Quizás, el acicate más reciente que podemos hallar sea la invención de la imprenta y el registro universal de todo el conocimiento humano en una Red global. ¿Nos ha hecho Internet más inteligentes como especie? Hablaremos más delante de esto, pero ya anticipo que no, de momento.

La pregunta que debemos hacernos en este punto es qué habría sido de nosotros de no haberse producido aquel movimiento telúrico hace 50 millones de años y que dio lugar al producto más maravilloso de toda la evolución: la inteligencia.

[CONTINUARÁ]

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *